BICI FACIL

COLOCA BIEN TUS CALAS

¿TIENES EL SILLÍN A LA ALTURA CORRECTA?

AVERIGUA TU TALLA

¿TE HACE DAÑO EL SILLÍN?

CALCULA LA LONGITUD IDEAL DE LA CADENA

MANTÉN BIEN LUBRICADA TU BICI

 

 

COLOCA BIEN TUS CALAS

INICIO

De una buena colocación depende la salud de tus rodillas...



La colocación de las calas es un aspecto muy importante para evitar lesiones en las rodillas u otras dolencias musculares a lo largo de toda la pierna. No es algo difícil de hacer, sólo hay que seguir unos sencillos pasos para conseguir todos los beneficios de unos pedales automáticos sin arriesgar nuestra salud.

CALAS





Lo primero es localizar la segunda articulación del dedo gordo del pie. Es justo la más sobresaliente, donde aparecen los "juanetes". Quédate con este punto.



Ponte la zapatilla y marca en el exterior con un rotulador, sobre la articulación anterior.



Coloca las calas y antes de apretar alíneala con los canales de la suela (lo normal es que estas aberturas se encuentren sobre el eje de simetría de la suela). Ahora alinea los tornillos con la marca del rotulador y apriétalos.



Comprueba que al encajar la cala, la segunda articulación del dedo gordo del pie recae directamente sobre el eje del pedal. Algunos corredores de Rally prefieren adelantar ligeramente la cala para hacer más palanca, a costa de una mayor exigencia muscular.



Aseguráte también de que el pie queda paralelo a la bici.

 

 

¿TIENES EL SILLÍN A LA ALTURA CORRECTA?

INICIO

Las cuestas son más cuesta arriba sobre tu bici, bajando no te encuentras seguro y tu rendimiento ya no es el de antes, tal vez deberías revisar la altura del sillín...

SILLIN

La altura de sillín tiene más importancia de la que popularmente se le da y de hecho es uno de los factores que más influencia tiene sobre la eficiencia de pedaleo. Pon el sillín a la altura inapropiada y no sólo irás incómodo y no aprovecharás la fuerza de tus piernas sino que además puedes estar arriesgándote a una lesión. La altura es función de tu longitud de pierna por eso lo primero que has de hacer es obtener una buena medición de la misma.

1 Averigua la distancia en centímetros que hay desde tu periné o entrepierna hasta el suelo. Descálzate y ponte con la espalda pegada a una pared. Usa un libro, carpeta o regleta para ponerlo con una cara apoyada en la pared y otra contra la entrepierna. Fíjate en que el libro o lo que uses permanezca bien perpendicular a la vertical y toma la medida hasta el suelo. Presiona el libro hacia arriba, del mismo modo que lo haría el sillín.

2 Según los estudios biomecánicos, la altura correcta es el 88% de la longitud de la entrepierna, por lo cual no tienes más que usar la medida que acabas de obtener y multiplicarla por 0.88.

3 La distancia obtenida tienes que colocarla en tu bici tomándola desde el eje pedalier (el centro sobre el que giran las bielas) hasta la parte alta del sillín, siguiendo una línea paralela al tubo y a la tija de sillín. Ten en cuenta que esta altura no es un parámetro inmutable sino una referencia que podrás variar. Échale un ojo a nuestros trucos.
Como ejemplo, suponiendo que tu pierna mida 85 cm, tendrías que llevar el sillín a 74.8 cm. (85 x 0.88 = 74.8)

¿Y SI NO TENGO EL METRO ENCIMA?
Una manera muy práctica de averiguar cuál es tu altura correcta, algo menos precisa, es la de fijarte en la extensión de rodilla.
l Súbete a la bici y siéntate sobre el sillín. Haz que un ayudante te sujete.
2 Apoya los talones sobre los pedales, con toda la mitad anterior del pie saliendo por delante.
3 Pedalea hacia atrás, con los talones.
4 En el punto en el que el pie está más alejado del sillín (abajo, un poco adelantado), la pierna ha de quedar totalmente extendida, sin que la línea de caderas pierda la horizontalidad en ningún momento, y siempre pedaleando con los talones.
Si tienes que hacer bajar la cadera para llegar a la extensión de rodilla o pierdes el contacto con el pedal tienes que bajar el sillín. Haz que tu ayudante te ponga un dedo en el trocánter (hueso de la cadera) y se fije en que no baje al pedalear atrás.
Si no llegas a la extensión completa en el punto inferior tienes que subir el sillín hasta lograrla. Ten en cuenta que se pedalea apoyando la zona del metatarso del pie (parte más convexa de la planta) por lo que aunque al pedalear con los talones (para la prueba) las rodillas se extiendan, al dar pedales con el metatarso (situación real) no debe haber extensión total de rodilla en ningún momento.

SI AÚN TE QUEDAN DUDAS...
Si no estás seguro de llevar la altura correcta o piensas que el sillín se te ha podido bajar durante un trayecto, haz la prueba de pedalear hacia atrás con los talones, que explicamos en esta misma página, al pasar al lado de un escaparate, fijándote en tu reflejo. Recuerda que debes ver tu pierna extendida abajo, sin balanceo de cadera.
1 Si pedaleas casi siempre sentado cerca de la parte posterior del sillín puede ser porque la altura a la que lo llevas sea insuficiente. Al irte atrás buscas mayor altura, ya que te estás alejando de los pedales.
2 El caso contrario, si vas cerca de la punta del sillín es probable que lleves una altura más alta de la que te corresponde y por eso, de modo natural, te acercas a los pedales adelantándote.
3 Si tu frecuencia de pedaleo es elevada (más de 85-90 r.p.m.) te encontrarás más cómodo con el sillín adelantado y unos milímetros más bajo de lo que te dicen las reglas, así favoreces la subida de la pierna en la fase de pedaleo, haciéndola más rápida. Para saber a qué revoluciones pedaleas, cuenta las veces que el pie derecho pasa por la parte más alta de su recorrido en 15 segundos y multiplícalo por cuatro.
4 Si pedaleas despacio (70-75 r.p.m.) es preferible que retrases ligeramente el sillín y lo subas unos milímetros. Vas a poder aprovechar mejor la potencia de extensión de tus cuádriceps.
5 Cuando usas un sillín blando ten en cuenta que te vas a hundir ligeramente sobre él. Tenlo en cuenta a la hora de medir la altura para poner el sillín unos milímetros más alto.
6 Si tienes molestias en la parte anterior de la rodilla es probable que la altura de sillín que llevas sea insuficiente.
7 Si las molestias son por la parte posterior, en la zona poplítea, puede que te hayas excedido al subir el sillín.

 

 

AVERIGUA TU TALLA

INICIO

Si tu bici no es de tu talla no vas a poder disfrutar de ella. Aquí te ayudamos a averiguar tu talla...

TALLA



La talla se expresa en pulgadas o en centímetros y corresponde, dependiendo de cómo mida el fabricante, a la distancia entre el centro del eje de pedalier a la intersección del tubo del sillín con el horizontal, o hasta el tope del tubo del sillín, o hasta el centro virtual donde cortaría un tubo horizontal.

Por todo ello, decir que tu talla es una 17" puede que te sirva como referencia, pero es probable que en ciertas marcas una 17" te queda exageradamente grande o pequeña. Por eso cobra especial importancia saber tu longitud de pierna y, a partir de ahí, la altura del sillín y tu talla ideal.

Cómo medir la longitud de tus piernas:
Colócate descalzo con los pies contra una pared y sujeta lo más arriba posible entre tus piernas un libro, apoyándolo en el perineo. Los centímetros que hay desde el lomo hasta el suelo son los que miden tus piernas. Multiplica el valor por 1,09 si eres chico o 1,07 si eres chica y ya tienes la altura del sillín.

Cómo medir la altura del sillín
Coloca las bielas en línea con el tubo vertical para situar los pedales en el punto más alejado del sillín. Mide desde el centro del eje del pedal hasta la parte superior del sillín, siempre siquiendo la línea del tubo vertical.

Hay dos formas de calcular la altura correcta del sillín:
- La primera es "de andar por casa" y consiste en situarse encima de bici, poner los talones sobre los pedales estando en su punto más alejado y colocar el sillín lo más alto posible sin que tu cadera pierda su paralelismo con el suelo, es decir, sin forzar la pierna para llegar al pedal. Con esta medida el punto exacto está muy cerca y con un margen de +/- 1 cm es imposible que no encontremos "nuestro punto".
- La segunda es una nueva fórmula matemática, en la que le influye la longitud de las bielas. Consiste en multiplicar tu longitud de pierna por 1,09 si eres hombre o 1,07 si eres mujer. La medida resultante indica la altura del sillín tomando como punto de partida el eje del pedal cuando las bielas están lo más alejadas posibles, siguiendo una línea a continuación del tubo de sillín. 

EQUIVALENCIA DE TALLAS
TALLA
PULGADAS
XS
13 y 14
S
15 y 16
M
17 y 18
L
19 y 20
XL
21 y 22
XXL
23 y 24


¿ENTONCES CUÁL ES MI TALLA?

Calcula tu talla ideal...

1. Descálzate y apoya la espalda en una pared.

2. Colócate una escuadra (un libro también vale) en el perineo y mide hasta el suelo. Multiplica esta medida por 0.21 y ya tienes la talla aproximada en pulgadas (de eje de pedalier a tope de tubo vertical).

3. Multiplica esta misma medida por 0.88 y ya tienes la altura del sillín, desde el eje del pedalier a la base superior del sillín.

Entrepierna (cm.)     Pulgadas/Cm. Subjetiva  
TALLA
71-72                         15/ 38                                 XXS
73-74                         15,5/ 39                              XS
75-78                         16/ 40                                 S
79-82                         17/ 43                                 M
83-84                         17,5/ 44                              M
85-88                         18/ 45                                 M
89-90                         19/ 48                                 L
91-92                         19,5/ 49                              L
93-96                         20 50                                 XL
97-98                         20,5/ 52                              XL
99-100                       21/ 53                                 XXL

Nota: 1"= 2,54 cm.

 

 

¿TE HACE DAÑO EL SILLÍN?

INICIO

Hay veces en que por muchos kilómetros que hagas, el trasero nunca termina de acostumbrarse. ¿Te has preguntado alguna vez por qué?

MTB



Soluciones:

Habla con tu sillín
Es sólo una manera de expresarse,pero observa las cualidades de tu sillín y las zonas en las que puedes obtener mayor confort. Normalmente la parte trasera suele ser la más acolchada y amplia, donde los huesos perineales apoyan con más facilidad y desahogan de tanta presión a la uretra, en el caso de los hombres, y la zona genital en el caso de las mujeres. Si sientes que tu sillín se te clava excesivamente, prueba a adelantarlo un poco y haz la prueba hasta que notes una mayor sensación de comodidad.

Demasiado alto
Los usuarios que suelen buscar una posición de pierna muy estirada son los que más sufren de problemas con el trasero.El problema surge debido a que, primero, la posición de la cadera es demasiado vertical y provoca que el sillín se clave directamente en la uretra y todo el tejido blando de esa región y, segundo, en el punto muerto del pedaleo, cuando las bielas están a las 12:30, todo tu peso recae sobre el sillín. Intenta bajar un poco el sillín (hazlo de milímetro en milímetro) y verás como mejora.

La higiene
En fin, parece un poco ridículo hablar del tema,pero muchos no asumen que el culote siempre hay que llevarlo lavado y muy importante, sin la ropa interior. Las bacterias producto de la sudoración y del contacto con los genitales y el ano son un gran foco de infecciones que nos producen esos dolorosos forúnculos, abcesos e incluso infecciones de orina. Si montas en bici a diario, ten limpio un culote de recambio.

 

 

CALCULA LA LONGITUD IDEAL DE LA CADENA

INICIO

Una cadena con el número de eslabones adecuado mejorará nuestros cambios y la fiabilidad de la transmisión...

LONGITUD



Seguro que alguna vez te has preguntado: ¿mi cadena será suficientemente larga, o corta? La cantidad de eslabones que tiene una cadena es un aspecto relevante para conseguir que la transmisión funcione correctamente, y depende de cada bici y cada montaje que tenga la bici. La diferencia de "cantidad de cadena necesaria" depende mucho según el desarrollo engranado. Como no podemos cambiar la longitud de cadena en cada nueva velocidad, el cambio trasero se encarga, mediante la caja y los muelles de tensión de la misma, de "plegar" la cadena sobrante para que siempre haya tensión en la misma. Los desarrolllos extremos (plato grande-corona grande y plato pequeño-corona pequeña) son los más conflictivos, y para que no haya problemas y el engranaje se facilite al máximo existen dos maneras de comprobar que llevamos la longitud de cadena adecuada:

1. El método más sencillo, aunque menos definitivo, es engranar el plato grande y corona pequeña y comprobar en qué posición queda la caja del cambio. Si ésta está vertical, con las roldanas alineadas la cadena tiene la longitud correcta.

2. El método más científico, aunque más complicado de aplicar, es colocar la cadena en plato grande y corona grande, pero sin pasar por el cambio, abriendo la cadena con un tronchacadenas (si estás poniendo una nueva lo tienes resuelto) o bien con un sistema de cierre/abre fácil si lo tienes, y ver cuánta cadena sobra cuando tensamos. Si sobran entre dos y cuatro eslabones la longitud es correcta, si sobra más, cortemos el resto, y si falta, añadamos. Recuerda que los eslabones siempre van de dos en dos, interior-exterior, para que nos salgan las cuentas a la hora de cerrar de nuevo la cadena.

 

MANTÉN BIEN LUBRICADA TU BICI

INICIO

El aceite y la grasa son nuestros aliados para conseguir sacar el máximo partido y la máxima durabilidad a nuestra bici...

 

LUBRI1 LUBRI2LUBRI3

Chasquidos, crujidos,...esos ruidos horribles que nos pueden amargar toda una jornada suelen tener todos la misma causa, una falta de aceite o grasa en un determinado punto. El engrase es la vida de la bicicleta, lubrica las articulaciones, elimina rozamientos y desgastes excesivos a la vez que permite que todo funcione con suavidad y silenciosamente. Seguro que nunca te has parado a pensarlo, pero una bici rígida tiene del orden de 30 a 40 ejes de giro entre frenos, desviadores, y otras partes giratorias, y sin contar los de los eslabones de la cadena. La cosa se complica en una doble suspensión, y más si los pivotes son de casquillos de fricción que son más susceptibles a la entrada de suciedad y a provocar música indeseada.

No te preocupes, con un fácil mantenimiento periódico estos males no aparecerán o los eliminarás si ya los padeces. Después de cada lavado, un engrase externo en los puntos estratégicos y ya tenemos la batalla encaminada a la victoria, como pueden ser la cadena, los muelles de los pedales o las articulaciones de los cambios. Estos puntos  debemos hacerlos siempre, pues de no ser así el déficit de aceite derivará rápidamente en ruidos e imprecisiones en los mecanismos.

Otra cosa es la lubricación de ejes de giro de la suspensión o las roscas del eje de pedalier, en las que se necesita dedicar más tiempo, aunque eso sí, una vez hecho sus efectos perdurarán varios meses. Más adelante te enseñaremos cómo hacerlo.

TRUCOS

- Para facilitar la extracción de las fundas de los topes engranaremos piñón grande y plato grande, y luego sin dar pedales bajaremos en las manetas a piñón y plato pequeño. De esta manera los cables quedarán destensados y no se resistirán. Engrasa también los topes de las fundas por la parte interna, donde entran las fundas.

- A veces se notan unos pequeños ruidos al girar el manillar a ambos lados. Se debe a la fricción entre las fundas, y los topes del cuadro. Engrásalos y desaparecerán. Ese ruido también podría llegar de la propia dirección, si se hubiera contaminado, tendrás que desmontar, limpiar y engrasar.

- En bicicletas con cableado inferior no hay que olvidar engrasar la guía de los cables de la caja del pedalier, para que deslicen suavemente por ella y no afecten al funcionamiento de los cambios. No estará de más que esta pieza, generalmente de plástico, la sustituyas cada cierto tiempo, ya que con la fricción del cable acaban formándose surcos.

- Los bujes Shimano tienen unas gomas exteriores en forma de cono que en ocasiones provocan un chirrido con el cuerpo del buje que se soluciona con una gota de aceite en la zona de contacto.

- Un buen hábito es engrasar la cadena cada vez que salimos a montar, y ya de paso los pedales y los pivotes de los cambios. Después cada cierto o cuando notes la necesidad puedes ponerte manos a la obra y hacer un engrase más profundo. Tu bici lo agradecerá, evitarás desgastes prematuros y funcionará como la seda durante más tiempo.


MATERIAL NECESARIO

1 Un bote aceite en spray con Teflón. Con él alcanzaremos lugares a los que el aceite normal no podrá llegar, como los pivotes de los cambios.

2 Aceite especial para la cadena.  Desde los más normales de vaselina a los más avanzados de Teflón, algunos de estos especiales para terrenos secos que evitan que se pegue el polvo, aunque requieren un engrase cada poco tiempo. Para el agua o el barro, mejor más denso.

3 Grasa especial para rodamientos como los bujes y la dirección. Suelen ser muy densas y repelentes al agua. También nos servirá para engrasar roscas, la tija del sillín o la zona de contacto entre potencia y manillar.

4 Casi exclusivamente para lubricar los pivotes de la suspensión, si es de casquillos de fricción, grasa con Teflón por sus propiedades de baja fricción.

5 Una cubeta especial para la limpieza. Podrás meter y limpiar a conciencia pequeñas piezas como la cadena.